sábado, 13 de junio de 2009

El libro de José Padial funciona como una máquina del tiempo.

Tras meses de preparación, de recabar información y el testimonio de su tío José Padial, de diseñar y maquetar, de llevar por despachos la propuesta, de tener el visto bueno y el apoyo del Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga, después de ese proceloso sendero que supone sacar a la luz historias orales ilustradas magníficamente por un archivo fotográfico, por fin se presentó el libro "José Padial, Fotógrafo de la Cueva de Nerja". Y el acto para su muestra ante el público fue en la noche del viernes todo un éxito.


He tenido la oportunidad de seguir en la distancia el proceso de realización de este libro, cómo nació la idea y de sus pasos hasta el día de hoy y en verdad que ha sido un trabajo muy bien resuelto. En nuestros manos tenemos algo que se mantendrá imperecedero, que permitirá a futuras generaciones conocer cómo la Cueva de Nerja se asomó desde las profundidades a la luz del mundo entero. En eso somos afortunados, en el hecho de poder conocer cómo gráficamente se vivió el impacto del descubrimiento de la cavidad. La perseverancia de José Padial en dejar constancia de lo vivido, nos permite ahora disfrutar de esos momentos que entonces se veían como cotidianos y que ahora percibimos como históricos. Eso se comprobó en el audiovisual que José Antonio preparó con fotografías del primer festival de la Cueva que se celebró precisamente el 12 de junio de 1960. Lo que eran unos retratos de los asistentes, el seguimiento de la puesta en marcha de ese primer festival tenemos constancia por el trabajo de José Padial entonces y por el interés actual de José Antonio Jimena de su puesta en valor, esa es la suerte de tener un familia, que pese a las dificultades y obstáculos ha sacado adelante esta empresa. Para eso sirve tener una formación.

En cuanto al acto de presentación en sí, fue sencillo, sin grandes despliegues, siendo los protagonistas quienes tienen que ser, con un discurso explicativo del autor, con José Antonio Jimena explicando las razones que le impulsaron a realizar este libro, que por otro lado es un buen ejemplo de maquetación elegante y diseño simple y legible, aportando fotografías por muchos desconocidas. José Padial, evidentemente emocionado, agradeció a los presentes, que abarrotaron la sala de exposiciones de calle Cristo, espacio que se quedó minúsculo para e buen número de amigos que quisieron apoyar esta presentación. Además, como he comentado antes, pudimos disfrutar de un vídeo con fotografías, recortes de prensa y música que nos trasladó cual máquina del tiempo a ese día en el que se celebró por primera vez un festival en el interior de la Cueva. El murmullo crecía entre la audiencia cada vez que se reconocía unos rostros capturados por la penitente cámara del fotógrafo homenajeado.

Llegó el momento de hacerse con un ejemplar, que volaban rápidamente, para posteriormente buscar el autógrafo y dedicatoria del autor y del homenajeado en el libro. Un buen rato dedicaron a esta faena tío y sobrino, que recibieron el cariño y aprecio de los asistentes, que enseguida se centraron en la lectura del nuevo libro sobre aspectos de la Historia de nuestro pueblo. Una agradable velada, que sirvió además para charlar e intercambiar impresiones.

(Gracias a José Antonio por haber hecho referencia a Nerja Pop, uno sólo refleja lo que pasa a nivel cultural, sin gente como él poco tenría que contar en este blog)

3 comentarios:

Angel M Rodriguez, un gato de Carabeo dijo...

Anda que la sonrisita socarrona que se te puso cuando Jose Antonio nombró a NerjaPOP ...

Si, fue un acto muy bonito. Enhorabuena al tío (porque se lo merece) y al sobrino (por la realización).

Anónimo dijo...

Ahora José Padial tiene el reconocimiento que merece ¿para cuando Antonio Som Cerezo?

Anónimo dijo...

A los que vivimos fuera de Nerja nos encanta leer cosas como las vuestras y esperamos que queden ejemplares del libro para el verano.
¡Lo haceis muy bien!
Agustina Cobos