lunes, 25 de junio de 2007

Encrucijada en el 48º Festival de la Cueva de Nerja.


Para mí,el cartel que anuncia una actividad cultural significa una declaración de intenciones en cuanto al contenido del espectáculo y del cuidado que se le ha prestado en la organización del mismo. No sé quiénes serán los responsables de la organización de la 48 Edición del Festival Cueva de Nerja, pero no es de recibo el diseño gráfico para cartelería de este año. En ocasiones he sido un poco duro con el cartelista oficioso de la villa, Ortuño, por la calidad de sus carteles de las fiestas locales, pero hay que reconocer que en cada trabajo se va mejorando. Pues en esta ocasión por 100 euros el polifacético cartelista habría hecho una obra maestra en comparación a lo presentado hoy en rueda de prensa en el Palacio de la Aduana. Y lo preocupante no es sólo el diseño, que a fin de cuentas es un elemento de presentación, sino el contenido de la programación de actuaciones que tendrá lugar desde el 24 de julio hasta el 28 de julio. Si el Festival se ha destacado por algo ha sido por traer al escenario natural grandes figuras de la música clásica, tanto en la lírica (divos y divas) como intérpretes de gran fama mundial. La ocasión perfecta para lucir las joyas y los últimos modelos comprados en las boutiques de calle Pintada.

El flamenco ha sido otro de los platos fuertes del Festival. Bailaores, tocaores y las mejores gargantas han resonado en el subsuelo. Y en los últimos años las músicas del mundo son las que han completado los mejores llenos de la platea. Y para mi gusto, esa debería ser la tendencia en la programación, traer a figuras de músicas de otros paíes, representativas de otras culturas y que en otros festivales veraniegos tienen mucho éxito. Hay que buscar el equilibrio entre la música más elitista y las tendencias más cercanas al más común de los públicos. Puede que en muchas de las actuaciones de la Cueva se cuelgue el "no hay entradas". La duda muchas veces es si se han vendido en taquilla o si se han repartido en los múltiples compromisos que se tienen. En las próximas semanas no pararán de sonar los teléfonos en búsqueda de una entrada. Porque los precios son algo prohibitivos si vas acompañado o si quieres ver más de un espectáculo durante la semana. Este año la entrada tiene un precio de 60 euros. Y por ese precio, ¿qué podemos ver cada año?

- Los Angeles Jubilee Singers,traerán la música espitual negra en la denomida Noche de Gospel y Jazz el 24 de julio. Según el programa:El repertorio de Albert McNeil Jubilee Singers, presta especial atención al género de música afroamericana coincida como espirituales negros. El espiritual arreglado comenzó a conocerse en el invierno de 1870 cuando un grupo intrépido de 11 cantantes (7 mujeres y 4 hombres) representando a la recién creada Universidad Fisk de Nashville actuaron ante la Corte de St. James en Londres. La inmediata aceptación de la Reina Victoria ayudó a éste conjunto de estudiantes “a capella” a darse a conocer en todo el mundo por una música religiosa que evocaba un profundo sentido de fervor espiritual personal.
Esta tradición de canto jubilar, ha sido el origen y la fuerza de Albert McNeil Jubilee Singers. Este grupo ha ampliado su repertorio incluyendo, además de los espirituales: gospel, canciones folklóricas seculares, calipsos y otras formas vocales africanas y del “afro-caribean” y obras de conocidos compositores y arreglistas negros.

- Martirio, que lleva como nadie las peinetas posmodernas mejor que nadie reinará en la Noche de Flamenco, Copla y Boleros. Estará acompañada por el pianista Jesús Lavilla y el grupo de flamenco fusión Son de la Frontera. El programa la presenta de la siguiente manera: MARTIRIO nos ofrece un repertorio que se pasea por géneros como la música cubana, el fado, el bolero, la copla, el flamenco, el jazz, el blues o el tango argentino con las creaciones de autores como, Carlos Cano, Consuelo Velázquez, Rojas, Valdelamar, Quintero, Valverde y Quiroga, Virgilio y Homero Expósito, Gardel y Le Pera, Beny Moré, etc.
Un ejercicio de búsqueda, recuperación y adaptación de temas “galantes” del cancionero latino, a los que imprime una muy personal y original visión, con su estilo exquisito e inconfundible.
Junto a ella SON DE LA FRONTERA quizás uno de las propuestas más interesantes del Flamenco actual, expertos también en la actualización de músicas a los tiempos que vivimos y pioneros en la utilización del Tres Cubano en los palos Flamencos.
El piano del joven gaditano JESÚS LAVILLA, maestro y mago de las teclas cierra la formación de este espectáculo.

- José Mercé y su voz desgarrada protagonizan la Noche de Flamenco el 26 de julio. Teo Sánchez, locutor de Radio3 en el programa "De flamenco y de pelicanos" dice de él: La marca flamenca del polirritmo es inequívoca y el metal de voz que posee Mercé, convierten en flamenco cualquier estilo, ya sea un blues, un clásico del jazz, o un cuplé. Y José, que además de cantaor es un interprete de buena percha y excepcionales condiciones, en esta ocasión incluye en su nuevo disco dos versiones: Cual Phil Trim caló al frente de los Pop Tops, rescata el “Mammy blue” por tangos, incluido además en la banda sonora de la película de Santiago Tabernero “Vida y Color”, y se atreve con el mismísimo Louis Armstrong haciendo por bulerías una de las más bellas canciones del mundo “What a wonderful world”, “Qué bonito es vivir”...Acompañando a la guitarra está una vez más Moraíto -en la soleá y la bulería- su inseparable escudero con quien encuentra Mercé las esencias de su cante. También participan tocando la sonanta Diego del Morao – hijo de Moraíto-, Juan Manuel Cañizares, Juani de la Isla y Diego Magallanes que además es arreglista y autor junto a Paco Ortega de la mayoría de los temas.

Mercé es un artista responsable de su herencia y conocedor de la tradición oral como parte esencial de la memoria colectiva del flamenco. Desde ese respeto y amor a la tradición y desde el conocimiento de los cantes va y viene cuando su libertad de artista se lo pide y ha querido hacer del entretenimiento una apuesta clara en su nueva sala de exposiciones y este disco así lo manifiesta.

- Y por último los días 27 y 28 en el subsuelo mareño tomarán la batuta las Estrellas y Solistas del Ballet de la Ópera de Viena, presentado por Renato Zanella. Interpretarán piezas clásicas de Chopin, Ravel, Ravel, entre otros.

Desde luego, no hay que desmerecer en absoluto los nombres que aparecen en el infame diseño de cartel (soy pesado en el tema, pero es impropio del renombre del Festival semejante diseño), pero sí creo que falta una figura que le dé un toque de lujo o que sirva de principal atractivo. Algunos de los artistas que nos visitarán ya han actuado por Nerja o puede que no tengan el tirón suficiente como para impulsar a los amantes de la música en vivo a pagar 60 euros. Y eso no significa que no tengan calidad, pero hay que valorar las cosas en su justa medida.

Se acerca la 50ª edición, y hay que ponerse las pilas, para mimar una actividad cultural tan importante para Nerja, que está tan unida a la Cueva. En ese sentido, se ha creado una comisión para organizar los festivales. La competencia es muy dura, son muchos los certámenes que se celebran en verano y que pugnan por los grandes nombres del panorama musical. Que no vengan porque se salen del presupuesto es lógico, que no vengan por falta de previsión en los despachos es imperdonable.

Hace cuatro años vino una primerísima figura, Paco de Lucía, que da lustre a cualquier cartel. Podeís ver a continuación que hubo mejores momentos en los festivales de la Cueva.

5 comentarios:

Exterminius dijo...

Y recordad hijos mios: Todos los artistas del flamenco tienen por contrato la obligación de hacer una portada de disco en la que salgan sentados en un sillón en medio de la calle.

Minu dijo...

Tuve la sensación al ver la presentación por tv local, que los propios miembros de la fundación, se curaban en salud, una y otra vez, hablando de la falta de presupuesto, de problemas de agenda de los grandes artistas que no apostaron por venir a Nerja… reconociendo el bajo perfil que esta edición va a tener y todo esto el mismo día de la presentación.
A quien corresponda para el año que viene no debería de haber problemas de agenda, porque cualquier artista o agrupación que se precie, debería estar loco por venir a actuar en tan extraordinario escenario, me parece que hay un problemas de gestión y de devaluación de un festival puntero, por rebajas de presupuestos o más bien por la mala gestión de alguno señores trajeados….tendremos “Martirio” por sesión doble.
La que canta y aguantar e estos encorbatados.

PopBelmondo dijo...

El cartel en sí no es malo, pero la relación precio-actuaciónla creo desorbitada. Pagar 60 euros por José Carreras, pues puede pasar, ya se sabe que los divos no son cuatro duros. Pero artistas que han pasado por rl CCVN por menos de la mitad no traga. Y me parece que es más falta de imaginación. Hay músicas emergentes como la africana o como la asiática que tienen figuras más que interesantes para ofrecer un cartel sugerente. O por qué no buscar entre el mundo del jazz, ahí al lado tenemos el más que potente festival de Almuñecar. Así que justificaciones las menos.

Blimunda dijo...

Vamos a ver si me entero, porque este pueblo es que es la leche. De modo que tenemos un CCVN con actuaciones todas las noches. Unas mejores, la mayoría del montón, pero se hace lo posible porque el CCVN no esté cerrado ni una noche. Vale. Ahí yo veo un trabajo, una gestión. Y ahora llegamos al Festival Cueva de Nerja. Un festival en pleno verano, cuatro días sólo. Un festival que pretende llevar el nombre de Nerja a toda España. Ser un reclamo y un referente. Y van y me traen este plantel de artistas. ¿Problemas de agenda?¿Falta de presupuesto? Que no me vengan con historias, porque un festival de estas características hay que prepararlo con un año de antelación. Y parece que este lo han preparado en dos días. Luego van y dicen que se pretende que el festival no sea tan elitista como en ocasiones anteriores y acercarlo así al gran público. Yo esque me partía de risa. El elitismo no está en el plantel de artistas, porque puede haber gente que se plantee ir a ver una actuación de música diferente a la que consume habitualmente. El elitismo está en cascarte 60 euros por una entrada. El elitismo está en poder costearte una entrada o no. Disponer o no de esos 60 euros. Y que el gerente de la cueva, socialista por más señas, no vea eso, me mosquea mucho. A veces creo que los responsables del festival están haciendo lo imposible por cargárselo.

Anónimo dijo...

Pues si, las comparaciones son odiosas:
60 Euros en el Festival de la Cueva de Nerja dan para 1 solo concierto.
60 Euros en el Festival de Jazz de Almuñécar dan para 9 conciertos + cd
(abono)

No se cual es "mejor", pero si se cual está pensado para la gente, para el pueblo.