martes, 22 de abril de 2008

Una vuelta a Nerja alrededor de los libros.


Con la excusa perfecta de que hoy se celebra el Día del Libro me di ayer un paseo por Nerja. ¿La intención? comprobar cómo anda el fantástico mundo de la lectura en este pueblo. Así que decidí acercarme por algunos de los lugares en los que todavía podemos encontrar esos objetos mágicos, llenos de palabras, frases, párrafos, que nos cuentan historias, que nos transportan a otros mundos con sólo mover una página. Esos vehículos a otras épocas, a otros lugares, sólo necesitan a alguien que los abra y se adentre en sus dominios sin prejuicios, el problema puede ser que no son muchos los dispuestos y algunos de los puntos que los vendían han cerrado y otros han dejado de hacerlo.

La primera parada fue la Librería Europa, de largo la que un mayor fondo de libros de primera mano posee y además ofrece una mayor variedad y calidad en sus títulos. Federico Bombarelli lleva al frente 36 años y recuerda cómo fueron los principios, con catálogos de compra y los pedidos por carta, nada que ver con la actualidad, que a través de internet permite conseguir al lector en poco tiempo casi cualquier libro disponible en los distribuidores. No sin pesar, admite que es complicado subsistir únicamente con la venta de libros aunque sí observa desde hace unos años un incremento en el número de lectores que se acercan. Antes de seguir la ruta, Rita Sánchez, nos hizo unas recomendaciones para regalar en el Día del Libro: La invención de Morel (un clásico de Bioy Casares revitalizado por los fans de Lost), Historias de Terramar (hay literatura fantástica más allá de Harry Potter), Microbios (una pequeña joya local de Ricardo Sanz para leer en estos tiempos de prisas), El novio del mundo (un libro con muy poca vergüenza escrito por Felipe Benítez Reyes), cualquiera de Kapuscinski (por su tremenda intelegencia y humanidad).

A pocos metros otro lugar de perigrinación para los amantes de lectura es Nerja Book Centre. Aquí la especialidad son los libros de segunda mano, en muchísimos idiomas, pero predominantemente en inglés. Derek Hands lleva en Nerja 26 años comprando y vendiendo libros. Muchos recordarán esas liberínticas habitaciones con las paredes plagadas de libros, si bien es cierto que sus dimensiones se han visto reducida aún mantiene un fondo libros, sobre todo en el género policiaco verdaderamente envidiable (en verano son los más adquiridos para ir a la playa). El propietario admite que los anglosajones son buenos lectores y hay un continuo intercambio de libros.


Seguí con mi paseo por la Nerja librera y le tocaba el turno a otra librería en inglés, Smiff, The English Bookshop. Con mi inglés perfeccionado con las maratonianas sesiones de series de tv en versión original, ler pregunté a la dependienta qué tal iba el negocio del libro en el pueblo. Confirmó la opinión del dueño de Nerja Book Centre, los ingleses leen bastante y por lo tanto venden sin problema y se pueden mantener. Echando un vistazo, me llamó la atención el ver algunos superventas españoles como La Catedral del mar traducido a la lengua de Shakespeare. Patricia Jenkins destacó el interés que muestran sus clientes por los volúmenes dedicados a la historia y los temas relacionados con Nerja y la Axarquía. Se felicitó por la reciente edición en su idioma de la obra 100 años de Nerja y Frigiliana en fotos, pues era un título bastante demandado. Por otro lado nos recomendó el recientemente editado "Between two fires" del periodista británico afincado en Frigiliana David Baird, un ensayo histórico sobre el maquis en la zona y que en unos día saldrá en castellano con el nombre de "Historia de los Maquis" y del que ya hablaremos en los próximos días.



En un soleado día se va notando por la calle que se va acercando los días de buen tiempo. Pero estos buenos tiempos no lo parecen para todo el mundo. En "El elefante enamorado" la puerta se encontraba plagada de carteles anunciando liquidación y barajas al 20 y 30 por ciento. Pedro me explica las razones. No han tenido tiempo para asentarse en Nerja después de estar en Madrid durante 7 años con el mismo tipo de negocio, papelería y librería. En esta última área, con la particularidad del trueque, llevas un libro y lo cambias por otro más un euro. La idea parece no haber calado. Además achaca la situación a la competencia de los bazares a los cuales acuden sus potenciales clientes. Lástima que no hayan podido superar casi los 6 meses de supervivencia.



Con esta cierta sensación de crisis, para aquellos que no tienen la posibilidad de gastarse unos eurillos en libros (para las economías no muy pudientes siempre nos quedará las ediciones de bolsillo) existe la estupenda solución de acudir a la biblioteca municipal. En sus nuevas dependencias en la plaza de las cofradías, por detrás de la Ermita, nos encontramos con una buena variedad de libros. Yo he aprovechado la visita para renovar el carnet , muy fácil, carnet de identidad y rellenar un formulario. Las instalaciones son más amplias y cómodas que las anteriores en la primera planta sin ascensor del Centro Giner de los Ríos. Adela, la bibliotecaria, me comentó que tiene bastantes novedades a la espera de unas estanterías para colocarlas. Se mostraba muy contenta con las nuevas actividades dirigidas a la animación a la lectura, como la Hora del cuento y El Club de la lectura que parece funcionar muy bien. En esta actividad participa casi una docena de lectores, que comenzaron con El libro de las ilusiones de Paul Auster, ahora continúan con "Tormento" de Pérez Galdós y cuentan con una amplia lista para llevar adelante este club. Si estás interesado en participar, puedes conseguir mayor información en la biblioteca municipal. Por cierto, un pequeño sentiiento de melancolía me sobrevino al comprobar que mi firma permanecía en algunas tarjetas de libros que había leído hace ya muchos años. Incluso en las estanterías permanecían los comics de Spirou, Valerian, Blueberry que releía una y otra vez en aquellos días en los que la biblioteca era un verdadero punto de encuentro, aunque a veces estudiábamos poco y terminaban expulsándonos de la sala.




Con la nostalgia a cuesta me paro frente al escaparate decano de Nerja, la papelería, librería y no sé cuantas cosas más de Pepe Som. Detrás del cristal se encuentran libros de autores locales (algunos veremos si se convierten en escritores), best sellers en tapa dura y libros de Historia. Echo un vistazo en el interior y compruebo que esto de vender libros es verdaderamente complicado.



Hoy en La Casa de las Palabras se organizará una fiesta para celebrar el Día del Libro. A partir de las 20h podremos festejar aquellos que amamos la lectura los placeres que nos ha tributado esta afición. y ahora me viene al recuerdo un día realizando la prestación social substitoria, mientras hacía guardia en la Cruz Roja, un ahora insigne trabajador de la corporación local, al verme con un libro en las manos, me preguntó con desdén y soberbia para qué servía leer. ¿Cómo contestar a esa pregunta tan brutal cuando se formula con desprecio? Posiblemente en esa actitud se encuentra la respuesta a lo visto en mi paseo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!!! mi churri me ha regalado, porque sabe que si me regala una rosa lo mato..., xD el libro del encantador de perros para que vaya haciendo mi colección especializada bichuna ¬¬ yo creo que igual le regalo el pijama de rayas...whahahaha

Mil besos! y buena lectura para todos! ^^

Anónimo dijo...

Una sugerencia, Ricardo, como respuesta ante tal pregunta: ¿Para qué sirve leer? Para no convertirte nunca en una persona que pregunta para qué sirve leer...
Se le pueden constestar cosas más fuertes si te pilla un día medio rebotado, pero para eso mejor estar leyendo, modela y modera el ánimo.
¡ELIZ DIA DEL LIBRO A TOD@S!
Nos vemos en La Casa de las Palabras

Anónimo dijo...

Intento cada día que mi hijo de once años se aficione a los libros sin conseguirlo. Tiene una estantería repleta de títulos infantiles y juveniles que limpio de polvo continuamente. Eso sí, todos los ha empezado a leer. Coge un lápiz y señala lo que no entiende, pero por desgracia no lee nada, y no sé si es correcto obligarle, porque creo que eso le hará que lo odie aún más. Intento sin éxito transmitirle lo que puedes sentir al leer un libro, la expectación ante una historia nueva y la satisfacción al terminar. Ni Harry Potter ni La Historia Interminable ni nada... Por eso cuando me pide dinero para comprar una revista de video juegos, no puedo más que alegrarme un poco, algo es algo. Y eso que dicen de que si tus hijos te ven leyendo harán lo mismo, es una gran mentira. Seguro que sólo aprende los malos hábitos.

Anónimo dijo...

Este día es como el de los enamorados: para nada necesario a quienes celebran el amor cada vez que amanece. Pero creo que siempre es bonito e incluso necesario recordar que leer nos hace libres, que abre un mundo de posibilidades y que es el libro quien nos regala a nosotros la posibilidad de vivir vidas que no viviremos. Ahí es nada. Así que me gustaría animar a todos a acercaros a la biblioteca, a las librerías o a las estanterías de vuestra casa, que seguro que teneis algún volumen esperándoos.