lunes, 1 de febrero de 2010

Por una pintada, "perseguidos" por la ley .

Si se os ocurre en alguna ocasión delinquir, no lo hagáis de noche. En esos momentos es cuando os encontraréis una mayor concentración de fuerzas de la seguridad vigilando nuestras calles y carreteras.

Hace unos días observé una ingeniosa pintada o graffitti de inspiración Mayo del 68 que resaltaba en una pared impoluta. Esta forma parte de un supermercado recientemente abierto. Me llamó la atención. No la justifico, me parece una gamberrada, pero no abundan las pintarradas con cierto estilo. El sábado por la tarde cuando nos dirigíamos dirección Granada a ver Giant Sand, la pintada seguía en su sitio. Nadie aún la había sepultado bajo un par de capas de pintura. Le comenté al conductor que a la vuelta quería hacerle unas fotos.

Vimos el concierto de Giant Sand versionando el disco "At San Quentin" de Johnny Cash. Una desconcertante actuación, corta en su duración, que no siguió como en los conciertos de esta gira el orden estricto de la gira We used to party auspiciada por la discográfica Houston Party. Howe Gelb, líder de la banda, es genio y figura, pero nunca se sabe lo que te puedes encontrar con él, pura improvisación que descoloca incluso a sus propios músicos. Pero valió la pena asistir, hubo varios momentos de honda emoción y de juego lúdico con el público.


A la vuelta, nos encontramos un control de la Benemérita en la rotonda de salida de la autovía para Nerja y Frigiliana. Pasamos sin problema. Cuando nos acercábamos a la pintada el conductor me recordó que yo quería hacerle fotos. Aparcamos en la vía de acceso y me bajé del coche para realizar unas cuantas fotos. Tengo que tirar un buen montón porque mi videocámara enfoca de noche muy mal y apenas había luz. Así que en la medianoche allí estaba yo pegando "flashazos" a una pintada de "halo poético". No me percaté que desde el coche me estaban lanzando señales con las luces. Yo ni caso. En eso vi que por mi derecha, dirección a Frigiliana, un vehículo de la Guardia Civil hacía la rotonda y se metía por nuestra misma vía de servicio. Tragué saliva y dejé de hacer fotos, para encaminarme hacia el coche con los amigos. La Guardia Civil se detuvo junto a nosotros y me preguntaron qué estaba haciendo. Les respondí que el graffitti me había llamado la atención y lo estaba fotografiando. Nos indicaron que siguiéramos nuestro camino. Así lo hicimos. Arrancamos y nos dirigimos hacia Nerja.


 La Guardia Civil se mantuvo detrás de nosotros, para dejarnos ir en la rotonda del puente nuevo. Nos reímos de la situación, resoplando con tranquilidad. Pero la cosa no acabó ahí. Nuevamente en avenida Castilla Pérez vimos que el vehículo de la Guardia Civil se volvía a colocar detrás de nosotros, hasta que a la altura del paso de cebra de la farmacia encienden las luces y hacen sonar la sirena. Dentro del coche nos miramos sin comprender lo que puede estar sucediendo. Un agente nos comenta si no habíamos visto las señales para que nos parásemos y piden al conductor la documentación. Todo eso un sábado por la noche a la entrada de calle Antonio Millón. Claro está que la gente se quedaba extrañada al ver que nos tenían parados y los agentes comprobando la identificación. Tras la comprobación rutinaria nos explicaron disculpándose que simplemente estaban haciendo su trabajo, comprobar si estábamos relacionados con esas pìntadas. Al final todo quedó en unas risas con los propios agentes.

Por eso os aconsejo de que si tenéis que pasaros al otro lado de la ley, hacedlo a la luz del día, que de noche la cosa anda verdaderamente peligrosa.

5 comentarios:

LaNiñaMariposa dijo...

Tengo que decir que las he visto mejores en mi tiempo de instituto...cuando venía el niño de las pinturas a enseñarnos a "Graffitear" tengo que decir que yo era nula nula...más bien me quedaba mirando embobada ...cuanto talento tienen algunos y que poca apreciación otros....

Saludines Ricardo!

;)

Raya dijo...

Es cierto que hacen su trabajo, como tambien es cierto que hay otras maneras de reivindicar y tambien que hay grafitis que son verdaderas obras de arte, ubicados en rincones que no molestan a nadie y no estropean ninguna fachada. Tambien hay fachadas que ni con un gran grafiti se mejora su aspecto. Lo que pasa es que como no estais acostumbrados al lenguaje benemérito por eso os convertis en profugos momentaneos...... MANÁ DE DELINCUENTES

Juan Diego. dijo...

Muy poético el grafiti: Bajo el asfalto está la huerta. Seguro que el que lo ha escrito no ha pisado el campo en su vida, no ha trabajado de sol a sol con incertidumbre a ver qué sucede con lo que tienes plantado, por si llueve, o por si está tirado de precio y nadie lo quiere. Seguro que no se dedica al campo. Me gustaría que tuviera la valentía de decirnos qué significado tiene para él ése graffiti. Que utilice esta plataforma para convencernos a todos, y si me convence, yo me apuntaré a próximo.

Anónimo dijo...

El mayo francés, que hizo mucho daño...

Juan Diego. dijo...

Cuatro hombres, cuatro, llevan una semana laborable intentando borrar el graffiti poético. Tienen hasta una máquina que ha quitado hasta el color del granito. Creando empleo, sí señor.